Método Pilates

Método Pilates

Origen del método

El método Pilates fue desarrollado en el siglo XX por un Alemán llamado Joseph Pilates. En su infancia Pilates fue un niño muy enfermizo, sufrió de raquitismo y otras dolencias y creció con la fuerte determinación de fortalecer su débil cuerpo.

Pilates comenzó su trabajo en Alemania y luego lo continuó en Estados Unidos. Su interés por el cuerpo humano aumentó durante la primera guerra mundial, donde sirvió como oficial y trató a pacientes que no podían moverse. En este período desarrolló un método de ejercicios para mejorar el estado de salud de otros internos mediante la utilización de camas con un sistema de poleas y cuerdas para ejercitar la musculatura. Al finalizar la guerra, Pilates se fue a Estados Unidos y abrió un centro de fitness en Nueva York. Muy pronto sus beneficiosas técnicas atrajeron a personas ricas e influyentes y empezó su popularidad. Pilates continuó perfeccionando y desarrollando su método hasta el final de sus días. Tras su muerte en 1967 su esposa Clara se hizo cargo del centro hasta su fallecimiento diez años después.

Este método es de gran efectividad y sus principales fundamentos son cuatro:
Una respiración profunda, una postura centrada, movimientos suaves y fluidos y una concentración mental adecuada. En sus inicios fue llamado contrología por el propio Pilates, ya que el método recalca el uso de la mente para controlar el cuerpo, buscando en todo momento el equilibrio y unidad entre ambos.

El método desarrollado por Pilates se basó en unas camas con un sistema de poleas y cuerdas para ejercitar la musculatura. Hoy en día el método cuenta con más de 300 ejercicios, así como modificaciones de los ejercicios originales. Sin embargo, todos ellos se ajustan de forma esencial al sistema original.

Por este motivo el método Pilates es hoy una de las gimnasias más populares en gran parte del mundo. Apto para todo público, fácil de realizar y, sobre todo, muy efectivo a la hora de mantener el cuerpo y la mente sanos en perfecta armonía.

¿En qué consiste el Método Pilates?

Es un sistema de acondicionamiento físico en el cual se trabaja el cuerpo como un todo, desde la musculatura más profunda hasta la más periférica, y en el que intervienen tanto la mente como el cuerpo.

Esta técnica debe su nombre a su creador, Joseph Hubertus Pilates, quien defendía la idea de que fortaleciendo el centro de energía del practicante, se podía conseguir el movimiento libre del resto del cuerpo. Este centro de energía está constituido básicamente por los abdominales, la espalda baja y los glúteos.

¿A qué se debe su eficacia?

Con la práctica constante del Método, conseguimos estimular el sistema nervioso y entrenar y fortalecer los músculos posturales, de manera que si le damos a cada músculo su “labor” aparece la armonía y desaparecen las cargas y las malas posturas. Una vez que conseguimos cambiar los hábitos musculares, esos nuevos patrones de movimiento quedan registrados con resultados sorprendentes.

¿Para quién?

La práctica del Método es adecuada para todo tipo de personas, tanto para quien no ha hecho antes nada de deporte, como para deportistas experimentados que desean mejorar su técnica, y por supuesto para quienes necesiten trabajar una buena rehabilitación muscular. Debemos de tener siempre en cuenta, eso sí, la condición física del alumno cuando comienza, si acaso existe alguna lesión a considerar, para adaptar los ejercicios y que la práctica de estos sea segura.